Qué son las Criptomonedas y su influencia en la cuarta era de Internet

Es posible que la fiebre de las Criptomonedas acabe marcando un antes y un después en el mundo digital. En los últimos 3 meses el Bitcoin ha multiplicado por x4 su valor y esto ha abierto un nuevo panorama digital para todos los usuarios donde las monedas digitales están tomando una importancia tremenda en cuanto a inversión y desarrollo tecnológico. Este hecho merece ser comentado porque creo que puede definir una nueva era en Internet. Una era que hasta ahora, solo sabíamos que se iba a centrar en lo que llamamos “el Internet de las cosas“.

La llegada del Bitcoin en 2009 supuso un avance tecnológico y económico que sentó las bases de lo que hoy conocemos como mercado de las criptomonedas. Este término que ahora se pone tan de moda define una nueva economía totalmente digital con unos paradigmas muy diferentes a la economía “real” y que invita a debatir si son proyectos de futuro o solamente productos especulativos o sin utilidad real:

  • Desaparecen los agentes financieros tradicionales y por lo tanto es una economía descentralizada.
  • Economía basada en redes P2P donde son los usuarios los que dan valor a la moneda y validez a sus operaciones.
  • No se puede falsificar y garantiza la seguridad de las transacciones (irreversible).
  • Economía anónima y personal.
  • Transacciones instantáneas.

Conceptos clave

Sobre estas y otras premisas, hemos visto como han nacido otras monedas alternativas que desarrollan mejoras tecnologías que las diferencian unas de otras, diferentes propósitos o simplemente imitaciones, por lo que hay algunos conceptos clave que hay que entender porque van a ser recurrentes en el futuro.

Minería

Bitcoin apareció con una característica muy tentadora para su recepción al público: Quien descubría nuevas monedas se llevaba una suculenta comisión. ¿Cómo se descubrían nuevas monedas? Resolviendo unas operaciones matemáticas llamadas Hash con ordenadores cada vez más potentes. A ese proceso se le llama minar. Existen 21 millones de Bitcoins de los cuales quedan unos 5 millones por descubrir, y cada vez se necesita más capacidad de procesamiento para resolver estas operaciones y descubrir nuevas monedas. Es tal la cantidad de procesamiento que se necesita hoy en día que la energía que se consume para procesar esta información ya supera el gasto anual de luz de decenas de países del mundo y un importante desabastecimiento de hardware (mayoritariamente tarjetas gráficas con GPU potentes) para resolver los hash de forma cada vez más eficiente.

No todas las monedas digitales se pueden minar ya que algunas salen al mercado con toda la capitalización en bloque, eso crea dos grupos de monedas: las que se pueden minar y las que no.

Blockchain

Una de las premisas más interesantes que presentaba el sistema de Bitcoin en 2009 era su registro y validación de las operaciones que se hacen con la moneda. Todas las transacciones quedan inscritas y validadas en un libro (base de datos) acumulativo, descentralizado y público. Esta es precisamente una de las características de transparencia y seguridad en la que se basan la mayor parte de las Criptomonedas y si algún día una moneda se hace con el mercado de monedas digitales, casi seguro que contará con esta característica.

Wallet

Es una cartera digital donde guardamos nuestras monedas. Cada moneda tiene su propio software que nos permite descargar en nuestro ordenador (mediante grandes medidas de seguridad) nuestro billetero y guardar nuevas monedas bajo nuestra responsabilidad.

Igualmente existen carteras online (exchanges) que, además de guardar nuestro dinero, nos permite hacer intercambios de monedas con otros usuarios de todo el mundo en un inmenso mercado de valores de moneda digital donde se mueven muchos millones de dólares cada minuto.

El Youtuber Nate Gentile nos explica muy bien en este vídeo en qué consisten estos conceptos y la tecnología que lo rodea.

Más de 1.300 criptomonedas

En la fase de despegue y consolidación donde estamos, el mercado de las monedas digitales puede resultar confuso y volátil. Ya hay más de 1.300 monedas lanzadas de forma oficial por diferentes proyectos open source, colaborativos o privados, pero con un 80% de la capitalización actual ya podríamos destacar las siguientes monedas:

Bitcoin (BTC): Nace en 2009 con 21 millones de monedas por descubrir y poner en marcha la economía digital, a día de hoy 1 bitcoin (BTC) equivale a 16.800$. Desde hace tiempo ya hay comercios (sobretodo online) que aceptan pagar con esta divisa y está consolidada como la referencia, igual que podría ser el oro. [1 BTC = 16.800 USD a 12-DIC-17]

Ethereum (ETH): Aparece en 2015 enfocada a la creación de contratos inteligentes entre pares. Esto significa que su objetivo es que los contratos financieros del futuro garanticen lo pactado entre las dos partes y no esté basado en la confianza. [1 ETH = 523 USD a 12-DIC-17]

Litecoin (LTC): La moneda alternativa más interesante a día de hoy. Nacida en 2011 como complemento para Bitcoin ya que tiene 4 veces más unidades (84 millones). [1 LTC = 245 USD a 12-DIC-17]

IOTA (IOTA): Nace en 2014 para las transacciones entre dispositivos conectados a la red de forma autónoma y sin cargos. La tecnología detrás de IOTA promete ser el futuro de la economía entre máquinas y formar parte del Internet de las cosas. [1 IOTA = 4,19 USD a 12-DIC-17]

Hay muchas otras monedas, algunas con tecnologías y conceptos más interesantes que sobrepasan en algunos aspectos a las mencionadas.

¿Y dónde nos lleva todo esto?

De la forma en la que yo lo veo, hemos pasado por 3 grandes eras en lo que a Internet se refiere:

  1. Con la llegada de Internet a los hogares tuvimos que asimilar conceptos como el propio “Internet” y la fiebre de las “punto com”.
  2. Con Google y Yahoo tuvimos que asimilar el concepto de “Buscador” y todo lo que eso conlleva.
  3. Con la llegada de MySpace, Facebook, Twitter, Youtube o Instagram tuvimos que asimilar el concepto de “redes sociales”, la “red 2.0”, etc.

Pues bien, me atrevería a decir que las criptomonedas van a tener gran importancia en lo que ya hace tiempo llamamos el Internet de las cosas, o siguiendo el modelo anterior; la cuarta era que está por venir y consolidarse.

Creo que es mejor ir familiarizándonos con estos conceptos ya que en los próximos años podrían llegar a ser tan habituales para nosotros a nivel doméstico como hoy lo es Facebook.

  • Vamos a ser testigos de grandes avances en tecnologías basadas en sistemas de encriptación, modelos colaborativos o nuevos sistemas de seguridad.
  • Vamos a ver a estados e instituciones obligados a aceptar estas monedas en forma de divisas (y no como activos), pero dada la naturaleza de las mismas va a ser difícil que los organismos reguladores puedan controlar esta parte de la economía de una forma directa.
  • Veremos nuevos modelos de negocio y startups basadas en este nuevo escenario.

¿Es una burbuja?

Solo el tiempo lo dirá. De momento, y para ser realistas, se podría decir que existe un desmadre considerable en el mundo de las critpmonedas que hacen pensar que algo tiene que estallar para que se estabilice:

  • Noticias falsas sobre criptomonedas para subirles el valor y vender rapidamente antes de que se descubra el pastel (ha pasado con los IOTA y un supuesto anuncio de Microsoft…).
  • Exchanges haciendo el agosto con información privilegiada.
  • Grandes personajes del mundo de la tecnología con declaraciones “aparentemente interesadas” en favor de la moneda en la que acababan de invertir.
  • Subidas y bajadas de cientos de dólares en el valor de muchas monedas.

Si no es una burbuja, es algo que se le parece mucho. La mayoría de monedas se van a quedar sin aplicaciones reales en la vida cotidiana de las personas, por lo tanto nacerán y morirán como elemento especulativo llevándose por delante a los pobres incautos que decidan invertir en proyectos de los cuales no saben nada y solo ven una gráfica que, por ahora, sube sin parar.

Cuando explote, si explota, las monedas supervivientes podrían dar por fin un último empujón al Internet de las cosas.

Dejo algunos enlaces de interés sobre todo lo comentado:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *