Los inconvenientes de utilizar plantillas Premium para WordPress

Hoy voy a hablar un poco sobre mi punto de vista de esto que se ha puesto tan de moda últimamente, que es comprar y utilizar themes premium de ThemeForest, Elegant Themes o similares.

Esto que de entrada suena atractivo por el ahorro directo que supone prescindir de parte de las fases de diseño y programación, puede no ser muy buena idea para webs con cierto grado de complejidad y de carácter permanente. Voy a tratar de exponer las experiencias (en forma de “ojo cuidao”) que me he ido encontrando a lo largo de los años haciendo este tipo de desarrollos:

Ojo con las licencias

Uno de los mayores errores es pensar que cuando compramos un theme premium donde vienen incluidos otros plugins premium, tendremos licencia de todo. Es de cajón; un theme que cuesta 60$ no puede “incluir” un conjunto de plugins tipo Revolution Slider, WPML, Visual Composer, etc… que suman un valor de 400$. Algo falla ¿no?

Claro que falla, el autor del theme te ha vendido la licencia de su theme, el cual incluye integración con esos plugins premium. Plugins que normalmente te mete dentro del paquete del theme, los puedes instalar y toquetear perfectamente, pero no los podrás actualizar porque cada uno de ellos te pedirá su propia licencia.

Esto conlleva riesgos de seguridad a corto plazo y de compatibilidad a medio y largo plazo. Me ha pasado que en una de estas instalaciones actualizamos el core de WordPress y el plugin premium actualizado por última vez hace 3 años deja de funcionar. Esto tiene pocas soluciones baratas, y todas consisten en pasar por caja.

Ojo con el contenido

Vamos a imaginar un theme premium muy chulo que nos permite crear una sección de portafolio. Esta sección funcionará muy bien mientras el theme esté activado, pero ¿y si dentro de 6 meses queremos cambiar el theme? Y Aquí es cuando vienen los dramas: Cambias el theme a otro que no incluye la misma funcionalidad y normalmente obtienes una masa amorfa de contenido lleno de código que tendrás que adaptar de forma manual.

Lo mismo pasa con los shortcodes del theme, o de los plugins tipo Visual Composer; En cuando desactivas el plugin porque está desactualizado o no es compatible con el theme nuevo, tu web queda rota y toca hacer un trabajo duro de adaptación de contenidos.

Ojo con las actualizaciones y el soporte

Hay que pensar también a medio y largo plazo. Tenemos que tener claro que en una instalación de WordPress absolutamente todo debe ser actualizable, y cuando digo todo me refiero al propio core, al theme y a los plugins. Son las 3 patas que deben funcionar al unísono para garantizar la seguridad y compatibilidad de la página web.

El soporte que nos ofrece el autor del theme también es muy importante porque nos puede servir para resolver dudas mientras dura el desarrollo. En este sentido nos tenemos que fijar en el tiempo que durará el soporte desde el momento de la compra. Si nos dice 6 meses, es que tendremos ese tiempo de soporte técnico y probablemente de actualizaciones de todo el paquete. Pasados esos 6 meses si queremos algo de lo anterior es posible que nos hagan renovar el soporte, pasando por caja claro.

Ojo con matar moscas a cañonazos

Este es otro de los problemas más recurrentes que me suelo encontrar, y es que para hacer una página simple tipo corporativa (por ejemplo), puedes estar utilizando un theme que incluye un e-commerce, una gestión de reservas, infinitos layouts, un portafolio que no utilizarás, 2 tipos de sliders, un repertorio infinito de shortcodes, 5 landing pages, 20 tipos de cabeceras…

Y alguno pensará: – ¡Pues cojonudo! Si algún día quiero cambiar algo tengo mil opciones y lo podré hacer.

Y probablemente esté en lo cierto, pero también es cierto que la administración de un backend con todas esas opciones es realmente tediosa para el usuario, que al final va a dedicarse a escribir posts en el apartado de noticias de la web corporativa de la que hablábamos. Además, otro gran problema de estos themes con múltiples propósitos es que suelen llevar tal cantidad ingente de opciones acaba perjudicando la velocidad de carga de la web.

Ojo con las fotos

Esto es algo que ya me está mosqueando personalmente y es que tengo una cruzada personal con los themes premium que utilizan fotografías de una altísima calidad de forma excesivamente protagonista. Estas fotos suelen darnos un punto de vista distorsionado de lo que realmente vamos a tener al final del desarrollo.

Varias cosas:

  1. Las fotos de gran tamaño y calidad pesan, y si pesan van a hacer más lenta tu web. Eso no mola.
  2. Las fotos que te enseñan en las demos no vienen incluidas en el theme, y si vienen como contenido de prueba no tienes la licencia comercial.
  3. Si tu negocio es de fabricación de tornillos, quizá no es buena idea parecer una agencia creativa con fotos enormes super originales y olvidar el enfoque a producto con fotos de producto.

Conclusión

Puede parecer que estoy en contra de este tipo de desarrollos, pero realmente lo que quiero decir es que hay un montón de aspectos que hay que tener en cuenta para decidir si usamos plantillas o no. Como decía al principio, si la idea es hacer un proyecto serio y permanente, hay que tener cuidado e invertir el tiempo necesario en la elección correcta. Si queremos una landing page como soporte de una campaña que va a durar 6 meses, pues seguramente será más fácil encontrar algo que nos sirva y el dinero ahorrado lo invertimos en visibilidad, por ejemplo.

Personalmente soy más partidario de hacer un desarrollo a medida cuando trabajamos en WordPress. Esto permite ajustar la web a los contenidos y pretensiones del cliente, y no al revés. Además nos garantiza control absoluto de los puntos que he descrito anteriormente y a los que damos prioridad: Actualizaciones, velocidad de carga, administración…

Qué a gusto me he quedado…

Saludos!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *